— Antiklase

Archive
September, 2014 Monthly archive

8895329733_4ea6ca43ac_z

Hoy en día tenemos la posibilidad de crear y gestionar grandes volúmenes de información. Quizás una de las primeras preguntas que podamos plantear sea: ¿No deberíamos usar estas capacidades para mejorar nuestra vida?

El “Quantified Self” no es nuevo pero si resulta una de las tendencias actuales con mayor peso en el mundo de la tecnología. La autogeneración de datos (Quantified Self, Self-tracking, auto-analytics…) es un movimiento que busca incorporar tecnología a la adquisición de datos sobre aspectos de la vida diaria de una persona en términos de inputs (comida consumida, aire respirado..), estados (nivel de oxígeno en sangre..) o rendimiento (mental y físico).

De acuerdo con Riphagen et al, la historia de la autogeneración de datos comienza en la década de 1970.
Sin embargo, es en 2007 cuando se crea el término “quantified self” por parte de los editores de la revista Wired Gary Wolf y Kevin Kelly que lo definen como:

“La colaboración entre usuarios y desarrolladores de herramientas que comparten el interés por el conocimiento propio a través de la autogeneración de datos”

En los últimos años hemos asistido a un gran incremento de personas y productos que están “democratizando” este movimiento. Quizás el elemento más disruptivo fue la aparición de teléfonos móviles con hardware y software suficiente como para poder usarlos como autenticos “registros de información”. Parece como si la necesidad latente fuera alcanzada por el lado del hardware, con la incorporación de sensores como acelerómetros,GPS etc y por el lado del software han sido las propias empresas que desarrollan aplicaciones para dichos terminales las que han cerrado el círculo, conectándose a dichos sensores y proporcionando interfaces y capacidades de exportación de datos al usuario. Por todo ello, no es extraño que vivamos un auténtico boom en el campo del desarrollo de software para este movimiento. Resulta lógico que encontremos numerosas aplicaciones que buscan mejorar la salud del usuario, bien por medio de ejercicio físico bien por medio de hábitos alimentarios.

Para Antiklase, algunos de los ejemplos más interesantes de este movimiento en los últimos años son:

- Nicolas Feltron; diseñador neoyorkino publica desde 2005 el “Feltron Report”, un informe anual donde analiza y publica todos sus movimientos realizados durante el año anterior. Si bien elige un tema anual para el desarrollo de su informe, se puede encontrar información de consumo de comida, viajes, ejercicio y cualquier aspecto de la vida que Nicolas haya grabado.

- Openpaths; Originalmente desarrollado en el laboratorio del New York Times, es una aplicación para teléfonos móviles que va registrando los movimientos del usuario conectándose al GPS del dispositivo. Resulta interesante saber que el usuario tiene privacidad absoluta con sus datos, pero si quiere, puede compartirlos con grupos de investigación para ayudarles en sus proyectos de análisis de comportamientos humanos.

- Human; Es también una aplicación para teléfonos móviles pero va un paso más allá que Openpaths. Además de conocer las coordenadas geográficas, es capaz de identificar el medio de transporte que se ha utilizado, el tiempo que ha pasado desde el ultimo registro y la velocidad. Esto mejora la calidad de los datos puesto que el usuario puede gestionar diferentes tipos de movimientos tanto en ciudad como fuera. Su objetivo fundamental es calcular el tiempo que una persona está activa (andando o corriendo) cada día de forma que puedas saber si has realizado el mínimo recomendable para estar en forma (30 minutos activo)

- Gene Guru; Es una empresa que se dedica a construir planes de alimentación basados en el análisis del ADN del usuario. Sus creadores provinenen del campo de la investigación, donde realizaban algoritmos para analizar información genética.

- 8fit; Aplicación para teléfonos móviles que combina planes de ejercicio físico con planes de alimentación para que el usuario pueda marcarse retos concretos. Esta aplicación es sólo una de las muchas que se pueden encontrar en un segmento muy de moda en las aplicaciones móviles, el de las “apps de fitness”

- Runkeeper, Endomondo, Strava etc tiene en común que son aplicaciones para teléfonos móviles y permiten grabar y compartir sesiones de ejercicio físico, ya sea “running” o cualquier otro.

- Relojes; desde los más típicos usados por los corredores para controlar velocidad, calorías, tiempo etc hasta los más sofisticados como el recién presentado Apple Watch.

- Jawbone Up y Fitbit: Dispositivos pensados por y para el “quantified self”.

- En menor medida, porque tecnológicamente está más lejos de ser una realidad masivamente usada, tenemos las prendas de ropa con capacidad de “quantified self”, como por ejemplo la “Baroesque Barometric Skirt”.
Parece claro que el “quantified self” no es una moda pasajera y que en los próximos años veremos más y más ejemplos en diferentes aspectos de nuestra vida personal.

Como en todo lo relacionado con la generación y disponibilidad de información personal, se genera el inevitable debate sobre la seguridad y las implicaciones sobre la falta de privacidad. Este es un asunto muy personal y subjetivo. Desde Antiklase no pontificamos sobre una elección u otra, dejamos que sean las personas quienes de forma individual y libre elijan en que grado se quieren implicar, hasta donde quieren llegar a grabarse y si quieren o no compartir su información con otros.

 

 

Read More